Miguel Ángel Zapata dibuja una de las poesías más innovadoras e ineludibles de hoy. A diferencia de los autores marcados por el quiebre de los significantes el lenguaje de Zapata es directo, como Kafka o Michaux, ya que lo que está en juego no es lo que nombra sino los escenarios que se nombran. Su apelación no es tanto cultural (una literatura, una tradición, en suma: una culpa) sino mítica. Raúl Zurita