Publicado por primera vez en Francia en el 2013, Mi madre ríe es el último libro escrito por la ya legendaria cineasta belga, Chantal Akerman antes de su muerte en 2015. Es un libro confesional pero no sentimental que pasa de un recuerdo a otro, de una persona a otra, pero siempre vuelve al personaje principal: su madre. Al igual que sus películas, el libro es directo, escrito en una prosa que nos remite al flujo del pensamiento y a la asociación de ideas como si Akerman estuviera acostada en el diván. Sus frases son cortas y sencillas, con una estructura consistente. La puntuación es escasa. Es difícil saber quién habla, si la hija, la madre o la hermana, a veces algún tercero que se cuela en las conversaciones. Las oraciones de una sola palabra se alternan y van marcando la velocidad de una mente que no se detiene. Los pensamientos son como torbellinos que se desdoblan página tras página. Y así empieza: "Escribí todo esto y ahora ya no me gusta lo que escribí. Fue antes, antes del hombro roto, antes de la cirugía al corazón, antes de la embolia pulmonar, antes de que mi hermana o mi cuñado me llamaran para decirle adiós (hasta nunca). Antes de que volviera a su casa en Bruselas para siempre. Antes de que riera. Antes de que yo entendiera que quizás lo había entendido todo al revés. Antes de que yo entendiera que tenía una visión truncada e imaginaria. Y que solamente era capaz de eso. Ni de la verdad ni siquiera de mi verdad."