La cuarta función de las universidades se refiere a la vinculación productiva externa, la cual se agrega a las actividades tradicionales de docencia, investigación y difusión. En esta los centros de investigación, tiene una participación importante mediante transferencias tecnológicas y servicios de laboratorios especializados a las empresas. Una forma en las que se expresan estas transferencias es el apoyo y creación de emprendimientos intensivos en conocimientos (ESIC) y de base tecnológica (EBT). A partir del caso de la UNAM se detectan las relaciones de sus centros de investigación con empresas productivas y de servicios las cuales enfrentan riesgos, según su tipo de conocimiento científico-tecnológico. Respecto a la vinculación productiva se comparan los centros de investigación de la UNAM con el ITESM, el IPN y los Centros Públicos Conacyt, estableciendo diferencias y complementaciones temáticas y regionales. A partir del análisis de centros de investigación y la legislación vigente sobre el tema de la vinculación productiva, se propone elaborar criterios que permitan diseñar políticas para aumentar la generación, la sobrevivencia y la consolidación de las empresas de conocimientos y, en especial, desde los centros de investigación para desarrollar la cuarta función en las Universidades.