En 1973 los arqueólogos franceses Baudez y Becquelin descubrieron en Toniná una pequeña lápida con este trazo. Representa los cuatro rumbos del universo y el centro suele asociarse a Yaxché, el árbol sagrado. Se asocia también al laberinto que conduce al inframundo.