Jamás he podido soportar el manoseo de los versos de un gran poeta desde el punto de vista de la semántica, de la historia, de la arqueología o de la mitología -los versos no se explican- y en lo que concierne a Gérard de Nerval, y sobre todo sus poemas de Las Quimeras, eso me parece un pecado capital.