En el contexto de la creciente importancia de las relaciones socioeconómicas entre Japón y México, y del notable incremento de las inversiones automotrices japonesas en el Centro Occidente del país, se describen y analizan interdisciplinariamente fenómenos generados por la llegada de más de 300 empresas niponas a dicha región y de miles de inmigrantes japoneses que las han acompañado. De los ocho capítulos que conforman el libro, los tres primeros abordan lo siguiente: vínculos entre corporativos japoneses y mexicanos; la aglomeración de las empresas japonesas en México; y las perspectivas de las relaciones económicas México-Japón frente al recién acordado tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Otros dos capítulos se refieren a la actual migración de japoneses a México, particularmente de trabajadores altamente calificados relacionados con la apertura de las empresas niponas, con el propósito de analizar sus características socioeconómicas y medir el impacto en la calidad de vida debido al cambio de residencia. El sexto capítulo comenta algunos aspectos etnográficos de los japoneses en la ciudad de Lagos de Morelos, Jalisco. El penúltimo presenta algunas consideraciones sobre cómo se acordó el TPP-11, el cual puede fortalecer los vínculos entre México y Japón. El libro cierra con un análisis legal de corporativos japoneses frente a la nueva ley antimonopolio de México, pero que ofrece oportunidades para la inversión externa directa. Finalmente resta decir que como resultado de lo anterior se tiene una obra sólida por los temas tratados, que seguramente sabrán valorar los lectores.