La existencia de la Asociación de Mujeres Indígenas y Afromexicanas Radicadas en Acapulco (AMIARA A. C.) responde a problemáticas económicas, sociales y ambientales que se han venido agudizando en la última década, sobre todo al no existir en el puerto opciones que contribuyan a mejorar las condiciones de vida de todos los sectores sociales, como en el caso de estas mujeres y sus familias, quienes provienen originalmente de pueblos ñomndas (amuzgo), nahua, ñuu savi (mixteco), me´phaa (tlapaneco) y de comunidades Afromexicanas de Guerrero y Oaxaca. Para los integrantes de esta organización era necesario cavilar y reconocerse en sus historias de vida -las que se entretejen con la trayectoria de la Asociación- con el fin de reflexionar sobre lo que han tenido que abandonar y aprehender al emigrar hacia Acapulco, y sobre todo los avances, las dificultades y los retos que enfrentaron y que siguen enfrentando. Esta publicación es resultado de un trabajo de investigación más extenso; sin embargo, aquí se da prioridad a dieciséis testimonios de las integrantes de la AMIARA, para que sean ellas mismas quienes, desde sus experiencias y su forma de ver la vida, nos narren y muestren los otros rostros de Acapulco, los que los gobiernos municipales, estatales y federales se niegan a ver. Todavía hay pocos estudios sobre mujeres indígenas y Afromexicanas organizadas que nos hablen de su solidaridad, sus alianzas y su participación en el devenir y la historia de Guerrero y de México. Este libro es un referente en cuanto a estrategias identitarias y de resistencia construidas desde los pueblos originarios cuyas protagonistas han estado integrándose a un contexto urbano, y tiene el objetivo de que se fortalezcan sus identidades sociales para desde ahí construir nuevas propuestas ante las contingencias de la realidad.