A finales del 2011, la Dirección General de Educción Indígena (DGEI) de México, expresó su interés por llevar a cabo una evaluación externa integral, cualitativa y participativa sobre las políticas implementadas desde 2009 hasta esa fecha para analizar y retroalimentar el cumplimiento de sus objetivos. En aquellos años, la DGEI se encontraba inmersa en un proceso de transformación institucional orientado al fortalecimiento identitario como educación indígena. Por ello, se consideró particularmente escuchar las voces de los sujetos que cotidianamente implementaban y experimentaban las políticas y realidades en educación indígena. Para la evaluación externa, se conformó un equipo de investigación experto en preceptos teóricos y metodológicos etnográficos, específicamente de la antropología de la educación y de la antropología de las políticas públicas para la recolección y análisis de datos en cinco entidades federativas: Baja California, Puebla, Veracruz, Yucatán y Oaxaca. El resultado fue un rico y extenso material que aporta detalle pormenorizado de las percepciones, sentires estrategias de mejora y críticas que expresaron los actores que participaron en la evaluación. Sus voces expresan un vasto campo de conocimientos y recuperación de los aprendizajes y fines conseguidos, sus estrategias de mejora y limitaciones. Para fines prácticos, es riqueza de testimonios, futuro de la evaluación se sometió a un ejercicio de síntesis y esa mirada compacta es el libro que ahora publica. Este libro es un documento de investigación educativa en el ámbito de las políticas educativas y la educación indígena, que devela una forma específica de realizar evaluación de política pública y posicionarse ante ella. También constituye un ejercicio evaluativo de las políticas que se diseñaron e implementaron antes de la Reforma Educativa que inicio en 2013, la comunidad de algunas, y el desplazamiento de otras. Su valor radical en las aportes cualitativos, interpretativos, críticos y propositivos de los actores que implementan, sostienen, y también resisten, a la política sobre educación indígena, así como documentar la antesala a la Reforma Educativa, que en sí misma, reformula, desplaza o da continuidad a algunas de las políticas aquí analizadas. La relevancia de su publicación radica en construir un balance crítico del subsistema indígena, reconociendo logros y avances e identificando desafíos vigentes para el efectivo ejercicio de los derechos de la niñez indígena, tanto para los hacedores de política, como para quienes, insertos en el proceso de política educativa, están en sus márgenes.