Adolfo Sánchez Vázquez introdujo en México la renovación del marxismo suscitada por el redescubrimiento del joven Marx, especialmente de los manuscritos de 1844. La obra que ahora ofrecemos al lector en un< nueva edición revisada y ampliada con un epílogo por el autor nos conduce magistralmente a través de la primera crítica de Marx a la sociedad capitalista y nos permite apreciar la actualidad de los resultados que desde entonces guiaron la construcción de su proyecto crítico a saber: que la crítica a la propiedad privada es el punto de partida del programa proletario comunista de superación den toda enajenación y que su objetivo es la humanización de los sentidos y de la relación entre los sexos y de la sociedad con la naturaleza. En su comentario, Sánchez Vázquez abarca críticamente las diversas posiciones frente a los manuscritos de 1844 y las ubica en el debate en torno a los problemas candentes de nuestro tiempo. Así recobraran su verdadero sentido las disputas teóricas, aparentemente tan lejanas de las luchas políticas, sobre el estatuto del humanismo, los conceptos de enajenación y de objetivación, el papel de la crítica de la economía política y de la dialéctica hegeliana en la fundamentación de la crítica global de la sociedad moderna. Se demuestra si le vigencia de la obra juvenil de Marx en tanto pudo hacer que la discusión sobre los grandes problemas de nuestra época gira en torno a ella.