Los 90, en la Argentina, fueron años inaugurales, intensos, trascendentes. Fue la década en la que se vivió un cambio cultural profundo que marcó a fuego un antes y un después en el imaginario social de la Argentina y dio vida a un país de dos caras. De un lado, las ideas y valores del individualismo más abrumador. Del otro, las respuestas fragmentarias, dispersas y heterogéneas del conjunto social que buscó un horizonte inclusivo y solidario. De un lado, el ajuste y su consenso, del otro, la resistencia. Este libro pretende recuperar aquella historia esquiva de militancia y compromiso a contramano, desarrollada a la intemperie y en medio del temporal más violento. Sin un proyecto alternativo a la vista, de espaldas a los partidos tradicionales, a la principal central sindical, desafiando los decretos del fin de la historia y de las ideologías y, por si fuera poco, ante la abierta hostilidad de una buena parte de la sociedad. Matías Cambiaggi narra la década a través de las historias y sus protagonistas: la fundación de la CORREPI a partir del caso Bulacio, la oposición a la Ley Federal de Educación, los escraches de HIJOS, el Santiagazo, los jubilados de Plaza Lavalle de Norma Plá, el Matanzazo, los Autoconvocados correntinos y, cerrando trágica y metafóricamente la década, el levantamiento del 19 y 20 de diciembre de 2001. "Lo que más importaba era frenar el hambre y la pobreza, frenar a las policías bravas, frenar el cierre de fuentes de trabajo y la falta de justicia. Cada una de esas metas parecía imposible; la relación de fuerzas tan desigual, el clima de época, la cultura dominante, todo era totalmente desfavorable y, sin embargo, esas experiencias fueron consolidando la esperanza de que otro país sí era posible. Ahora, cuando se ha instalado un gobierno que sostiene los mismos parámetros del neoliberalismo de los 90, resulta conveniente recordar aquellas experiencias históricas de resistencia". -Luis Bruschtein.